martes, enero 08, 2008

TERROR A LA RAZON: EL CASO DE CARMEN ARISTEGUI


La gota que derramo el vaso. Este 2008 no ha comenzado para nada bien, el primer minuto de este año se abrió la ultima etapa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con esta el maíz, fríjol, el azúcar, la leche y otros productos del sector agropecuario son libre de la importación y exportación, sus consecuencia están por verse, sin embargo, se avizora un panorama desastroso para este sector fundamental de la economía nacional.

Antes se dio el “aumento” al salario mínimo nacional el cual fue de la burlona cantidad de $ 2.00 pesos, el cual es similar al “aumento” en años anteriores, algo absurdo si se compara con el aumento a la canasta básica del año anterior que fue del 35% en promedio.

Pero ha este año debemos sumarle los aumento derivados del alza de la gasolina y el diesel, los cuales aumentaran la mayoría de los bienes y servicios del país, como ya se comienza a percibir en algunos productos. Este aumento que se suspendió el año pasado pues el solo pronunciamiento provoco el alza de precios en muchos productos y que solo traerá una pequeña recaudación, pero que sin embargo afectara a toda la población.

Pero el hecho mas lamentable de este inicio de año es sin lugar a duda la expulsión de Carmen Aristegui de W Radio, no porque los hechos mencionados anteriormente no sean graves y preocupantes, estos de alguna forma eran conocidos y previsibles, sin embargo, la salida de Aristegui es la muestra clara de la falta de libertad de expresión en nuestro país.

Aristegui se ha consolidado como una de las periodistas más profesionales del país, prueba de ello son su paso por Primer Plano y su contratación en CNN, es una de las analistas mas objetivas y serias de nuestro país. Sacarla a ella significa estar en contra de la discusión y el debate de las ideas, sacarla significa dejar a miles de radioescuchas sin las herramientas necesaria para entender los acontecimientos de nuestro país.

La estación de W Radio es una empresa que comparten Televisa y el grupo editorial Prisa, empresa Española, como bien lo apunta el periodista Alvaro Delgado este es un acto en el cual el gobierno de Felipe Calderón tiene las manos metidas: “Porque el solo sentido común indica que nadie, menos una empresa que tiene el lucro como fin --Televisa y Prisa inobjetablemente lo tienen--, se da el lujo de tomar decisiones a sabiendas de que le generarán pérdidas, traducidas en baja en el rating y menores tarifas en el cobro a los anunciantes, salvo que exista la certeza de que habrá utilidades extraordinarias en otros ámbitos, no sólo en materia de medios”.

Lo preocupante es que esta es una muestra de la acción articulada desde el poder, sea este factico o formal, para quitar de los medios, por lo menos de los más importantes en cuanto a audiencias, a los periodistas que representan algún peligro para sus intereses. En el caso de la televisión se han eliminado ha toda disidencia con el sistema. Parece que el objetivo es el mismo en las radiodifusoras y los periódicos en los cuales muchos dueños de estos son parte de esta elite que ha secuestrado al país.

1 comentario:

. dijo...

que onda hinche fer que buen articulo