domingo, noviembre 12, 2006

CRISIS POLÍTICA DURANTE EL SEXENIO DE VICENTE FOX QUEZADA.

A menos de un mes que acabe el sexenio de Vicente Fox la crisis política parece acrecentarse, lo que en otros sexenio había sido crisis económica ahora es crisis política. Y es que la pericia para gobernar, para concensuar y llegar a acuerdos, ha sido una enorme debilidad del “gobierno del cambio”, los que debieron ser operadores políticos que buscaran los puntos en común se dedicaron ha ahondar las diferencias.

La presencia de Santiago Creel Miranda en la Secretaria de Gobernación (SG) fue un rotundo fracaso, su enfrentamiento con la oposición fue permanente, no pudo construir puentes de comunicación ni en las Cámaras, ni con el Gobierno del Distrito Federal, donde se encontraba la mayor oposición política del gobierno. La incapacidad de Santiago Creel fue evidente y las reformas estructurales se vieron más como un capricho que como una verdadero proyecto.

Después de haber derrochado el gran capital político que había ganado el Partido Acción Nacional (PAN) en las elecciones presidenciales del año 2000 y solo tres años después en 2003, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), pudo ganar espacios en los estados y en la Cámara de Diputados, la campaña entonces emprendida por el PAN “quítale el freno al cambio“, no dio resultados y la población envió una señal clara al gobierno.

La falta de pericia política se ha observado en varios momentos, por ejemplo, con el proyecto que pretendía crear el aeropuerto internacional para el Valle de México, en el cual se busco expropiar más de 5,300 hectáreas a los pobladores de San Salvador Atenco. En una mala estrategia, donde nunca se busco desde un principio el acuerdo y la negociación con los pobladores de San Salvador Atenco, sino se les quizo imponer, esto produjo un rechazo al proyecto por parte de la población, el enfrentamiento con la policía de federal y estatal, que finalmente conduciría al fracaso del proyecto más importante en la construcción, para el gobierno de Vicente Fox.

Con el Gobierno del Distrito Federal las confrontaciones llegaron al punto de buscar quitar del puesto al entonces Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con el argumento de que no había acatado la sentencia de un Juez, esto llevo al Gobierno Federal a incrementar la popularidad del que seria el mayor oponente del partido en el poder, al final, aunque había sido desaforado el Jefe de Gobierno, el Gobierno Federal tuvo que abandonar sus propósitos, por dos cuestiones, una las grandes movilizaciones en apoyo a AMLO (el 24 de abril marcharon más de un millón de mexicanos para respalda a AMLO) y la segunda, que en caso de que se pudiera comprobar que se desacato la orden del Juez, no había castigo tipificado para esa infracción.

El conflicto desatado por la Secretaria del Trabajo y Previsión Social(STPS) después que se desconoció a Napoleón Gómez Urrutia como líder del Sindicato Nacional de Mineros, Metalúrgicos y Similares de la Republica Mexicana, se agravo en la crisis que estallo el 20 de abril del 2006 cuando la Policía Federal Preventiva(PFP) y la Policía Judicial del estado de Michoacán trataron de desalojar a los mineros de Sicartsa, después de que estos llevaban más de tres semanas en huelga por la destitución de su líder sindical, en el enfrentamiento murieron dos obreros, más de 80 resultaron heridos y por lo menos 30 vehículos fueron incendiados, al final la policía no pudo lograr su objetivo y los mineros retuvieron el control de la empresa.

Otro caso de crisis política es lo que comenzó como un pequeño conflicto de 8 floricultores y la policía municipal que se los impedía, desencadeno nuevamente, un conflicto con la población de San Salvador Atenco. El 3 de Mayo del 2006 la PFP y la policía del estado de México enfrentaron a la población, y se mostró, quizás la que será la más brutal represión del sexenio, en la que se catearon las casas sin orden de un Juez, se detuvieron a por lo menos 217 personas, hubo abuso sexual de 26 detenidas y violaciones contra varias mujeres del poblado por parte de la policía. Para continuar hasta el momento con varios pobladores de San Salvador Atenco presos.

A finales del sexenio Vicente Fox dejo un país dividido, lo que recibió en un principio como un gran respaldo popular se convirtió en seis años en una fractura social, las crisis postelectoral que en gran medida se debe a su ingerencia en el procesos electoral, recordemos que el Tribunal Electoral concluyo que su ingerencia puso en peligro el proceso electoral, es una crisis que tendrá que sortear su sucesor Felipe Calderón, la duda sobre la legitimidad del próximo Presidente será una sombra que lo seguirá durante todo su mandato, lo que podría llevar a una profundización de la crisis política en el corto y mediano plazo.

El 20 de noviembre Andrés Manuel López Obrador tomara protesta como Presidente Legitimo de México, además ya ha nombrado a su gabinete espejo, el cual tendrá la función de estar atento ante la labor de las diferentes dependencias gubernamentales, y generara sus propios proyectos alternativos, este no será un sexenio fácil para el PAN, pues por lo pronto tuvo que negociar con el PRI para poder tomarle protesta el 1 de diciembre a Felipe Calderón, algo que siempre había sido un tramite, paso a ser una negociación en la que el PAN tuvo que ceder espacios importantes en las Cámaras. Esto nos indica el grado de relaciones que se mantendrán en la siguiente administración.

El conflicto desatado en Oaxaca nos habré la gran crisis del Estado mexicano, aquí podemos ver la crisis del modelo neoliberal, la situación de Oaxaca esta dada por las condiciones de pobreza e indigencia de su población, estas son características que han permanecido durante mucho tiempo y su situación es comparable con la de muchos estados sureños, que tiene población mayoritariamente indígena.

El conflicto es el reflejo de un hartazgo por la situación en la que se vive, las condiciones de opresión no dejan otro camino que revelarse ante un futuro que se muestra más terrible que el presente que se vive. La crisis política en Oaxaca se puede acabar, como bien dice el Secretario de Gobernación, o con la salida del Gobernador o por el acuerdo de las partes, cabria también decir, o por la represión a los lideres del movimiento, la caza selectiva que ha emprendido el gobernador. Sin embargo, para cambiar las condiciones estructurales de los estados sureños se necesita un visión distinta, una visión de Estado en la que estos estados estén incluidos y se puedan mejorar sustancialmente las condiciones de vida de millones de ciudadanos indígenas.

El asunto indígena es uno de los grandes pendientes de este gobierno, en este sentido las demandas del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), la autonomía de las comunidades indígenas, que será un punto fundamental si se quiere preservar la diversidad cultural del país, apuntalando los usos y costumbres, pero al mismo tiempo abrir las posibilidades para el desarrollo de nuevos tecnicas y herramientas externas a sus comunidades, se ha convertido en la deuda histórica con las comunidades indígenas. En este caso el sub-comandante Marcos ha salido de Chiapas para realizar un recorrido nacional que busque adherir simpatizantes al movimiento, esto sin dejar de tener influencia en las comunidades zapatitas de Chiapas, los que deja al próximo gobierno un flanco de inestabilidad.

En la ultima parte del sexenio de Vicente Fox, la detonación de varias bombas en la Ciudad de México nos abre dos opciones contrapuestas, la primera, se trata de grupos guerrilleros, y la segunda, se puede tratar de grupos ligados al gobierno, en la primera hipótesis existen antecedentes que nos podría dar algunas pistas, es cierto que grupos guerrillero ya habían estallado algunas bombas, principalmente en bancos, y los grupos guerrilleros tendrán, según su parecer, razón en hacer este tipo de acciones, al ver la situación de Oaxaca, la imposición del nuevo presidente y las condiciones de pobreza de millones de mexicanos, sin embargo, nunca se habían presentado detonaciones de esa dimensión.

En la segunda hipótesis se podrían pensar en las causas que podrían llevar, principalmente al gobernador de Oaxaca a una acción así, con todo lo que se sabe del conflicto Oaxaqueño; paramilitares, secuestros, torturas, asesinatos…, mientras el gobernador no parece dar muestra de quererse ir, ni siquiera, y esto es una muestra de la actitud del gobernador, ha sacado de su gabinete a mandos altos o medios, la detonaciones servirían para tomar medidas mas represivas contra los inconformes.

Por ultimo, el poder delictivo más organizado es, sin duda, el narcotráfico, en momento el Estado mexicano se ha visto arrebasado por el poder económico y político que lo conforma, la mafia organizada en cárteles de la droga han llegado a tener tanto poder en el país que han cooptado a parte importante del Ejercito Mexicano, nada menos que una parte importante de las fuerzas especiales del ejercito han pasado a engrosar las filas de los carteles de la droga, estos ex-militares son conocidos como los zetas. Los enfrentamientos territoriales entre cárteles ha sido más frecuente, pues el consumo de enervantes va en aumento en el país, las “plazas” son peleadas con brutalidad y ya es común escuchar sobre enfrentamientos con granadas, armas largas, y decapitados.